Cinco ventajas de los Ejercicios Creativos

sábado, 25 de marzo de 2017



Hace un par de meses Espacio Independiente comenzó a publicar una serie de 'ejercicios creativos', una herramienta conocida (y muy usada) en los talleres de escritura creativa del mundo anglosajón. Los ejercicios creativos (en inglés, writing promptsson mas una serie de pautas que invitan a desarrollar una historia corta/escena/diálogo. El objetivo de estos ejercicios es estimular la creatividad del escritor y ponerlo a hacer eso que mejor sabe hacer: escribir. 


Un ejemplo de 'writing prompt'

Esta serie de ejercicios se inició con el propósito de motivarte a escribir. Quizá te sorprenda, pero allá afuera pulula una cantidad impresionante de 'escritores de nombre', es decir personas que se asumen como escritores pero rara vez escriben. Estos individuos se dedican a hablar de 'su novela/cuento/ensayo', trabajar el outline y posiblemente escribir una o dos escenas importantes, sin embargo no tienen la costumbre ni la disciplina para cumplir con una cuota de palabras diarias. A pesar de que han escuchado una y mil veces que 'a ser escritor se aprende escribiendo' ellos aún no han adoptado el importantísimo y fundamental hábito sobre el que se cimienta cualquier carrera literaria: escribir diario.

Debo confesar que hasta hace poco yo me encontraba en este grupo. Viví bajo este 'eterno síndrome de la página en blanco' durante años, ignorando por completo la dura realidad: si se quiere ser escritor, necesariamente hay que trabajar. Hay que escribir. 

No fue hasta que me topé con los llamados ejercicios creativos cuando pude corregir el rumbo. Un par de pautas tan simple como 'escribe una carta para tu primer amor' o 'describe el disfraz que llevaste el ultimo halloween' me llevaron a descubrir mundos de posibilidades. Por primera vez me di cuenta de que sí, yo era capaz de escribir de manera coherente y ordenada, no estaba bloqueada en absoluto; mi creatividad seguía ahí, adormecida bajo una gruesa capa de desidia y evasión. Al darme cuenta de ello pensé en todas las oportunidades que había desperdiciado hasta ese momento:  la cantidad de cuentos que pude haber escrito, la multitud de concursos literarios juveniles en los que no participé por no tener mi novela 'lista'. La realización  me enfureció de tal manera que decidí ponerme las pilas y arreglar mi situación de una vez por todas.

Estos ejercicios tienen la virtud de usar pautas ingeniosas.
Aquí un ejemplo
Los ejercicios creativos fueron una herramienta fundamental para cumplir con mi propósito. No sólo me ayudaron a estimular mi creatividad, sino que también me obligaron a escribir de una buena vez. Gracias a esto logré forjar el hábito de escribir todos los días, al menos por una hora. No importa si se trata de una simple entrada en mi diario o de una nueva escena para mi novela, el punto es escribir. 

Mientras trabajaba con los ejercicios, logré comprender las ventajas de los mismos. Les comparto las cinco que yo considero mas importantes.

1. Son una excelente inversión de tiempo


Cuando no estamos acostumbrados a realizar este tipo de ejercicios es muy normal pensar que hacerlos es perder el tiempo. Después de todo, ¿porque habríamos de invertir un par de horas redactando un texto que no servirá para nuestra novela/cuento/ensayo proyectado? Pensar así es un error. Es verdad, quizá el texto que producirás no te servirá para tu actual proyecto, sin embargo te hará escribir. Si eres el típico 'escritor de nombre', los ejercicios te ayudarán a enfrentarte por fin a un trabajo de redacción real, lo que nos lleva al siguiente punto...

2. Te ayudan a mejorar tu escritura


'La práctica hace al maestro', nada mas cierto que este sabio dicho. Si no sueles escribir con frecuencia (léase, diario) ¿Como esperas mejorar tu técnica? ¿Crecer como escritor? ¿Cómo podrás rastrear la evolución de tus ideas, o aún mas importante, desarrollar un estilo propio? Te tomará mucho tiempo y desgaste emocional producir un material publicable. Por el contrario, si utilizas ejercicios creativos con frecuencia cada vez te costará menos trabajo enfrentarte a la página en blanco.

3. Tu creatividad se estimula 


Quizá una de las mayores ventajas de los ejercicios creativos es que te plantean escenarios variopintos que por ti mismo posiblemente jamas habrías imaginado. ¿Acaso alguna vez pensaste en escribir un cuento que tuviese por protagonista a un sándwich? ¿O un mini diálogo entre un pájaro y la lombriz que está a punto de comerse? Sí, son escenarios un tanto inverosímiles; sin embargo por esta misma razón representan un reto, invitándote a pensar mas allá de lo convencional y a echar a volar la imaginación. Recuerda que cuando de escribir se trata, la 'credibilidad' no es más que un adjetivo.

4. Aprendes a trabajar con parámetros limitados 


Además de sus escenarios variopintos, otra de las principales características de los ejercicios creativos es que la mayoría restringe el desarrollo de la escena/diálogo/descripción a una cantidad limitada de palabras. No existe un 'limite establecido' ni una cantidad mínima de palabras oficial, cada  autor de prompts pone sus propias reglas. No obstante, el porqué de este limite si es que común:  se hace así para obligarte a desarrollar una idea con la mayor precisión posible en la menor cantidad de espacio, aprovechando todas las herramientas, atajos y variaciones que el lenguaje ofrece. Esto te enseña a expresar tus ideas de manera clara y sin accesorios de más.
¿Por qué es importante esto?  Piensa en esas descripciones largas y tediosas o en esos diálogos llenos de monosílabos que producías cuando empezaste a escribir. El problema de aquellos textos es simple: pretenden explicar/retratar a fondo y en detalle una idea/conversación/momento que no necesita ser explicada/retratada a fondo y en detalle. Los lectores no son tontos, su imaginación puede completar el trabajo que tu iniciaste.

5. Son un generador de nuevas ideas


Por más inverosímiles que puedan llegar a parecer los escenarios que los ejercicios proponen, una vez que lo realices el resultado final puede que te sorprenda; de una premisa un tanto boba puede surgir una escena profunda e impactante. Un ejercicio creativo no es mas que una 'ayuda extra', sólo te proporciona los elementos fundamentales de una historia (personajes, escenario, idea, etc.) pero el trabajo creativo sólo lo puedes hacer tú. Por esta razón el resultado de tú ejercicio, que nunca será igual al de tu colega, bien puede ser utilizado mas adelante como parte de un nuevo proyecto. Quién sabe, quizá después de terminar esa novela policiaca a la Anne Perry finalmente te animes a escribir un cuento sobre sandwiches que hablan.


¿Que esperas para poner manos a la obra? Abajo encontrarás una lista de todos los ejercicios creativos que hemos publicado hasta ahora. 






¿Crees que los ejercicios creativos son útiles? Compártenos tus impresiones (y tus ejercicios) en la sección de comentarios.


No hay comentarios