Mostrando entradas con la etiqueta Consejos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Consejos. Mostrar todas las entradas
domingo, 24 de agosto de 2014
Cinco maneras de hacer tiempo para escribir

Cinco maneras de hacer tiempo para escribir


Llevar una vida desorganizada no nos conduce a ningún lado, por más que nos cueste reconocerlo. Piensa en tus amigos, familiares o compañeros del trabajo. ¿Cuantos de ellos viven en la total desorganización? ¿Sin llevar un control de sus horarios de entrada, reuniones, citas o fechas importantes? Personalmente, no conozco a nadie medianamente exitoso que no tenga, mínimo, una hora establecida para levantarse.

Cuando por fin decides comenzar a escribir esa gran historia que traes en la mente, sucede algo similar a cuando se comienza un nuevo trabajo: hay una inversión considerable de tiempo, esfuerzo y en este caso particular, también de dinero. Es por ello que la mejor (y me atrevo a afirmar, única) manera de lograr tus objetivos literarios es con una buena administración de tu tiempo.


Para lograr este correcto equilibrio necesitas de una gran dosis de disciplina, algo que desafortunadamente muy pocos poseemos de manera innata... aunque nunca es tarde para adquirirla. ¿Por qué es importante? Imagina que tienes un buen trabajo y una vida social activa, un buen día decides empezar a escribir y te das cuenta de que tú principal impedimento es el tiempo. Si tu compromiso es autentico, hacerle un espacio en tu agenda a la escritura es necesario. 

Aquí te doy cinco consejos para que adquieras la disciplina inherente al oficio del escritor 

1. Es un trabajo

Antes de emprender esta complicada tarea, debes estar consciente que, para alcanzar algún resultado en el mundo literario, debes de considerar el oficio en serio, es decir, como un trabajo más. Y como todo trabajo, escribir requiere de un horario.
Poco importa si no te "sientes inspirado" o andas escaso de ideas, para escribir tienes que asignarte un horario fijo. Escoge un momento del día en el que suelas tener tiempo para ti, comienza con 15 minutos diarios y paulatinamente ve incrementando la inversión de tiempo. Más importante un ¡respeta tu horario! Si comienzas con media hora a las 8.00 pm, planea tu tiempo para que a esa hora puedas escribir sin preocupación. 

2. Programa tu día. Usa alarmas

Decide con un día de antelación que es lo que vas a hacer al día siguiente y apúntalo. Al principio puede resultarte estresante trabajar con lapsos de tiempo tan definidos. Probablemente gastes quince minutos entre ojeada y ojeada al reloj... ¡Cuando sólo dispones de media hora para tus actividades de ese momento! Para evitar la incómoda sensación no-se-cuanto-tiempo-me-queda, utiliza una alarma y prográmala para que suene cada media hora (o el tiempo en el que vayas a realizar tu actividad). Así te será más fácil pasar a otras actividades sin estancarte. 

3. Escribe y escribe

Ya determinaste la hora del día en la que puedes dedicar unos minutos a escribir. Bien. ¡Ahora no dejes de escribir! Suele suceder que las primeras veces que te enfrentas a la pantalla en blanco no se te ocurre nada, parece que incluso olvidaste todo el argumento de tu novela, personajes incluidos. 
Esta situación es desesperante, lo sé, pero hay que tener paciencia. Si no puedes escribir el capítulo que tenías proyectado para ese día, escribe otra cosa, lo que sea: una historia corta, una entrada de diario con lo que te pasó en el día, una carta a alguien especial, etc. etc. El punto es no dejar de escribir

4. Archiva 

¿Estás aprovechando tu tiempo de escritura para crear el background de tu protagonista? ¿Redactando un nuevo capítulo? ¿Escribiendo una escena importante? Perfecto ¡pero no olvides guardar tus documentos! Ya sea que uses procesador de textos o papel, todo lo que escribas debes de guardarlo bien y en un lugar específico, no se vale tener papeles regados por todo tu escritorio o documentos  regados sin orden alguno en tu carpeta Mis Documentos. Crea una nueva carpeta (en el caso de los papeles guárdalos en un cajón o escribe en una libreta), usa un USB o un disco duro externo para guardar todo ahí. 

5. Estructura

Todas las buenas historias tienen un inicio, un desarrollo y un fin. TODAS. La tuya también debe tenerlo. Antes de comenzar a redactar tienes que pensar bien la historia, planear y escribir la trama de manera ordenada y coherente. Eso no significa que no podrás hacer algunas variaciones al momento de la redacción, pero debes comenzar con una idea sólida de cual es el desenlace al que quieres llegar. Eso te ahorrara no solo tiempo para re escritura, sino también muchos dolores de cabeza. No hay nada peor que una historia con un final deux es machina, en el que todo se resuelve mágicamente. #TotalFail 


¿Tú ya lograste administrar tu tiempo? ¿Que otro punto añadirías a esta lista?
¡Danos tu opinión en la sección de comentarios!





sábado, 1 de marzo de 2014
5 razones para adquirir Coffee table books

5 razones para adquirir Coffee table books



Un coffe table book es un libro de gran formato, usualmente de pastas duras y una excelente edición: papel e ilustraciones de inmejorable calidad, que versan sobre diferentes temáticas. Su propósito es doble: tanto cubrir de manera detallada el tema a tratar, así como decorar la mesa de la sala. Es de aquí dónde deriva su nombre.
Aunque su precio usualmente suele ser elevado, los aficionados encuentran en los coffee table books, una auténtica inversión. No hay sala que luzca completa sin uno de estos preciosos libros, así que si todavía no te animas a adquirir el tuyo, te damos algunas razones para hacerlo. 


1. Los hay para todos los gustos

Desde fotografía, pasando por paisajismo y encontrándonos en el camino con las célebres ediciones de Conde Nást publishing, la oferta en cuanto a coffee table books se refiere es inmensa. ¿Eres una fashionista consagrada? En ese caso inclínate por el libro insignia de la casa de moda de tu preferencia. ¿Prefieres los viajes? Opta entonces por un photobook sobre tu destino favorito. 

2. Dan vida a esa mesita sin chiste


Admitámoslo, por mas elegante y fina que sea tu sala, una mesita sin un sólo elemento decorativo en ella no pasa de ser un mueble más. Olvidate del típico florero y dale un toque especial con un buen coffee table book. 


3. Lúcete con tus visitas 


No se trata de snobismo, ni pretender ser "culto" cuando ni siquiera lees el periódico, simplemente son un detalle que hará que tu salón luzca mas acogedor. Recuerda que el medio baño, el comedor y el salón son las tres recamaras con las cuales las visitas se forman una opinión de toda tu casa. Poco importa si tus habitaciones están impolutas, si el salón es un desastre esa es la imagen que tus amigos se levarán de ti. ¿Porque mejor no esmerarse con los detalles?

4. Hacen un excelente regalo

¿Se acerca el cumpleaños de ese familiar o amigo fanático de la moda/fotografía/paisajismo/arquitectura, etc, etc. y no sabes que regalarle? Un coffee table book relacionado con el tema de su interés es una excelente opción. Puedes encontrarlos enfocados a todo tipo de subtemas (por ejemplo, los libros de moda pueden abarcar desde la carrera de un diseñador o solamente enfocarse en alguna colección particular). Encontrar el ideal requiere un poco de paciencia.

5. Pagas por calidad

A diferencia de los libros de bolsillo o incluso de pasta dura, los coffee table books están hechos para durar. Mientras que una biografía de Coco Chanel en edición de bolsillo puede ser barata, la calidad del libro es muy cuestionable; en menos de cinco años se estará cayendo en pedazos. En cambio, si gastas un poco mas y adquieres un coffee table book que revisite todas sus colecciones, te garantizamos que durará mucho más e incluso su precio aumentará por ser un libro de colección.



¿Tú tienes algún coffee table book? ¿Fue una buena inversión?
 Cuéntanos en la sección de comentarios 


viernes, 30 de agosto de 2013
¿Cómo lograr que tus hijos lean?

¿Cómo lograr que tus hijos lean?


Muchos padres, deseosos de que sus hijos adopten el hábito de la lectura, se quejan del desinterés de los pequeños en los libros. Lamentablemente estos padres de familia parecen olvidar que los niños no nacen con el hábito de la lectura ya pre-programado, ese debe de inculcárseles desde pequeños.  
Si tus hijos/hermanitos/sobrinos/etc. están en esta etapa de desinterés por las letras, no te preocupes, aplica los siguientes consejos pues aún están a tiempo de convertirse en buenos lectores. 

1. Léele antes de dormir 

No subestimes el poder de un cuento, a los niños les encantan. Olvídate de tus prejuicios contra las princesas o cualquier figura arquetípica del cuento infantil, escoge y lee el libro que tu hijo prefiera. Las lecturas nocturnas son una excelente manera de incentivar la imaginación de los niños.


2. Llévalos a las ferias del libro

Las ferias del libro de mayor renombre, tanto internacionales como nacionales (Feria de Guadalajara, Palacio de Minería, Zócalo, Frankfurt, ferias estatales, etc.)  cuentan con secciones especiales dedicadas a la literatura infantil y juvenil.  También, la gran mayoría de estas ofrece diferentes talleres recreativos, así como presentaciones de libros y sesiones de lectura en voz alta que seguramente interesaran a todos los niños.


3. Compra o pide prestados libros adecuados.

Contrariamente a lo que suele pensarse, en este caso la edad sí importa. Un niño de cinco años no posee la misma capacidad de asimilación que uno de diez. Por mas entretenido y educativo que te parezca El Príncipito y muy a pesar de sus excelentes ilustraciones, un niño no comprenderá el mensaje del libro pues  a pesar  de su presentación, esta es una lectura para adultos. Lo mismo sucede con Crepúsculo, Harry Potter y otros best sellers para adultos jóvenes. Tal y como su categoría lo indica, estos y otros títulos similares se recomiendan para mayores de doce años. 


4. Regula la cantidad de horas frente al televisor 

Actualmente, todo mundo parece echar la culpa de los rezagos educativos a la televisión, satanizándola. Nada mas alejado de la realidad.
Es natural que los niños se sientan atraídos por la programación, pues a diferencia de los libros, esta requiere de poco esfuerzo intelectual para ser comprendida. Por esta misma razón, permanecer largas horas frente a la pantalla puede resultar contraproducente, especialmente en el caso de los niños, quienes se encuentran en una edad clave, pues es en la infancia cuando se deben incentivar más los procesos creativos para un mejor desarrollo cerebral. Como padre no debes prohibir ver la televisión, sino mas bien regular el tiempo frente a ella. De treinta minutos a una hora al día es una dosis adecuada.


5. Leer es un placer, no una obligación.

Nada mejor para desincentivar el gusto por la lectura que tener que leer un libro "a fuerzas" y peor aún, cuando este no es adecuado para la edad del niño (léase, tener que leer un libro-ladrillo para el curso de español en quinto de primaria). Es imposible escapar de los deberes escolares, pero si esta en tus posibilidades sugiere a los maestros que asignen lecturas correspondientes a la edad de los niños. En caso de que esto sea imposible, lee con tu hijo y si hay alguna palabra o idea que no entienda, explícasela. 


¡Y LO MAS IMPORTANTE! 

No olvides poner el ejemplo leyendo. Un niño que proviene de un hogar con padres lectores tiene mas posibilidades de adoptar el hábito que un niño cuyos padres limitan su lectura a las etiquetas de la comida. 


A tí, ¿Que estrategias te han funcionado? Cuéntanos en la sección de comentarios.