Mostrando entradas con la etiqueta Tips para escribir mejor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tips para escribir mejor. Mostrar todas las entradas
sábado, 25 de marzo de 2017
Cinco ventajas de los Ejercicios Creativos

Cinco ventajas de los Ejercicios Creativos




Hace un par de meses Espacio Independiente comenzó a publicar una serie de 'ejercicios creativos', una herramienta conocida (y muy usada) en los talleres de escritura creativa del mundo anglosajón. Los ejercicios creativos (en inglés, writing promptsson mas una serie de pautas que invitan a desarrollar una historia corta/escena/diálogo. El objetivo de estos ejercicios es estimular la creatividad del escritor y ponerlo a hacer eso que mejor sabe hacer: escribir. 


Un ejemplo de 'writing prompt'

Esta serie de ejercicios se inició con el propósito de motivarte a escribir. Quizá te sorprenda, pero allá afuera pulula una cantidad impresionante de 'escritores de nombre', es decir personas que se asumen como escritores pero rara vez escriben. Estos individuos se dedican a hablar de 'su novela/cuento/ensayo', trabajar el outline y posiblemente escribir una o dos escenas importantes, sin embargo no tienen la costumbre ni la disciplina para cumplir con una cuota de palabras diarias. A pesar de que han escuchado una y mil veces que 'a ser escritor se aprende escribiendo' ellos aún no han adoptado el importantísimo y fundamental hábito sobre el que se cimienta cualquier carrera literaria: escribir diario.

Debo confesar que hasta hace poco yo me encontraba en este grupo. Viví bajo este 'eterno síndrome de la página en blanco' durante años, ignorando por completo la dura realidad: si se quiere ser escritor, necesariamente hay que trabajar. Hay que escribir. 

No fue hasta que me topé con los llamados ejercicios creativos cuando pude corregir el rumbo. Un par de pautas tan simple como 'escribe una carta para tu primer amor' o 'describe el disfraz que llevaste el ultimo halloween' me llevaron a descubrir mundos de posibilidades. Por primera vez me di cuenta de que sí, yo era capaz de escribir de manera coherente y ordenada, no estaba bloqueada en absoluto; mi creatividad seguía ahí, adormecida bajo una gruesa capa de desidia y evasión. Al darme cuenta de ello pensé en todas las oportunidades que había desperdiciado hasta ese momento:  la cantidad de cuentos que pude haber escrito, la multitud de concursos literarios juveniles en los que no participé por no tener mi novela 'lista'. La realización  me enfureció de tal manera que decidí ponerme las pilas y arreglar mi situación de una vez por todas.

Estos ejercicios tienen la virtud de usar pautas ingeniosas.
Aquí un ejemplo
Los ejercicios creativos fueron una herramienta fundamental para cumplir con mi propósito. No sólo me ayudaron a estimular mi creatividad, sino que también me obligaron a escribir de una buena vez. Gracias a esto logré forjar el hábito de escribir todos los días, al menos por una hora. No importa si se trata de una simple entrada en mi diario o de una nueva escena para mi novela, el punto es escribir. 

Mientras trabajaba con los ejercicios, logré comprender las ventajas de los mismos. Les comparto las cinco que yo considero mas importantes.

1. Son una excelente inversión de tiempo


Cuando no estamos acostumbrados a realizar este tipo de ejercicios es muy normal pensar que hacerlos es perder el tiempo. Después de todo, ¿porque habríamos de invertir un par de horas redactando un texto que no servirá para nuestra novela/cuento/ensayo proyectado? Pensar así es un error. Es verdad, quizá el texto que producirás no te servirá para tu actual proyecto, sin embargo te hará escribir. Si eres el típico 'escritor de nombre', los ejercicios te ayudarán a enfrentarte por fin a un trabajo de redacción real, lo que nos lleva al siguiente punto...

2. Te ayudan a mejorar tu escritura


'La práctica hace al maestro', nada mas cierto que este sabio dicho. Si no sueles escribir con frecuencia (léase, diario) ¿Como esperas mejorar tu técnica? ¿Crecer como escritor? ¿Cómo podrás rastrear la evolución de tus ideas, o aún mas importante, desarrollar un estilo propio? Te tomará mucho tiempo y desgaste emocional producir un material publicable. Por el contrario, si utilizas ejercicios creativos con frecuencia cada vez te costará menos trabajo enfrentarte a la página en blanco.

3. Tu creatividad se estimula 


Quizá una de las mayores ventajas de los ejercicios creativos es que te plantean escenarios variopintos que por ti mismo posiblemente jamas habrías imaginado. ¿Acaso alguna vez pensaste en escribir un cuento que tuviese por protagonista a un sándwich? ¿O un mini diálogo entre un pájaro y la lombriz que está a punto de comerse? Sí, son escenarios un tanto inverosímiles; sin embargo por esta misma razón representan un reto, invitándote a pensar mas allá de lo convencional y a echar a volar la imaginación. Recuerda que cuando de escribir se trata, la 'credibilidad' no es más que un adjetivo.

4. Aprendes a trabajar con parámetros limitados 


Además de sus escenarios variopintos, otra de las principales características de los ejercicios creativos es que la mayoría restringe el desarrollo de la escena/diálogo/descripción a una cantidad limitada de palabras. No existe un 'limite establecido' ni una cantidad mínima de palabras oficial, cada  autor de prompts pone sus propias reglas. No obstante, el porqué de este limite si es que común:  se hace así para obligarte a desarrollar una idea con la mayor precisión posible en la menor cantidad de espacio, aprovechando todas las herramientas, atajos y variaciones que el lenguaje ofrece. Esto te enseña a expresar tus ideas de manera clara y sin accesorios de más.
¿Por qué es importante esto?  Piensa en esas descripciones largas y tediosas o en esos diálogos llenos de monosílabos que producías cuando empezaste a escribir. El problema de aquellos textos es simple: pretenden explicar/retratar a fondo y en detalle una idea/conversación/momento que no necesita ser explicada/retratada a fondo y en detalle. Los lectores no son tontos, su imaginación puede completar el trabajo que tu iniciaste.

5. Son un generador de nuevas ideas


Por más inverosímiles que puedan llegar a parecer los escenarios que los ejercicios proponen, una vez que lo realices el resultado final puede que te sorprenda; de una premisa un tanto boba puede surgir una escena profunda e impactante. Un ejercicio creativo no es mas que una 'ayuda extra', sólo te proporciona los elementos fundamentales de una historia (personajes, escenario, idea, etc.) pero el trabajo creativo sólo lo puedes hacer tú. Por esta razón el resultado de tú ejercicio, que nunca será igual al de tu colega, bien puede ser utilizado mas adelante como parte de un nuevo proyecto. Quién sabe, quizá después de terminar esa novela policiaca a la Anne Perry finalmente te animes a escribir un cuento sobre sandwiches que hablan.


¿Que esperas para poner manos a la obra? Abajo encontrarás una lista de todos los ejercicios creativos que hemos publicado hasta ahora. 






¿Crees que los ejercicios creativos son útiles? Compártenos tus impresiones (y tus ejercicios) en la sección de comentarios.


lunes, 3 de octubre de 2016
Cinco estrategias para combatir el síndrome de la página en blanco

Cinco estrategias para combatir el síndrome de la página en blanco

Imagina esto. Es domingo por la tarde; despues de una semana ocupada y agotadora por fin te dispones a escribir. Preparas un café, enciendes la computadora y abres tu documento.
De pronto, miras el cursor intermitente y el tiempo parece hacer una pausa. Te das cuenta de que la nueva página te esta devolviendo la mirada, amenazadoramente. Un extraño nerviosismo se apodera de ti y las ideas empiezan a escaparse cual vil ladronzuelo.
Oh, no. Estas en un lío. El síndrome de la página en blanco se ha manifestado.

Primero una aclaración: todos hemos pasado por esto y nos seguirá sucediendo, es perfectamente natural. La extraña y escabrosa sensacion de inhabilidad creativa, es el verdugo personal de los escritores desde los albores del tiempo. Después de pensarlo bastante, he llegado a la conclusión de que el Bloqueo no es más que el producto de nuestro miedo al rechazo. ¿Cómo? Muy simple: todo escritor desea ser leído y apreciado; cuando nuestro subsconsciente considera que existe la mas mínima posibilidad de no alcanzar este subjetivo, nos sabotea.

Siguiendo esta lógica, cualquier intento para combatir el bloqueo tiene que estar enfocado a mantener nuestra mente libre de inseguridades. Esto puede lograrse de la siguiente manera

1. Relájate. 


Asigna una hora al día únicamente para relajarte. Durante ese tiempo, olvídate de responder emails o estar pegado al teléfono, esta hora debe estar enteramente consagrada a tí. El estrés y la aprensión son los padres de todas las angustias e inseguridades; ¿como pretedes dedicar parte de tu tiempo a escribir  si ni siquera te preocupas por mantener tu salud mental? Si llevas una vida totalmente caótica, nunca encontrarás el 'momento adecuado' para consagrarte a la escritura.

2. Lee con lentes de escritor.


Seguramente has escuchado que a escribir se aprende leyendo. Aunque esto es cierto,  son pocos los que matizan un importantísimo detalle: no se trata de leer por leer, por lo general tal práctica se realizá mas bien cuando buscamos entretenernos. Por el contrario, el escritor lee con la intención de aprender las técnicas que el texto en cuestión aplica. Cada vez que leas algo, preguntaté ¿Que tan efectivas son las descripciones? ¿Los personajes están bien construidos? ¿El lenguaje del autor es complejo?  ¿Sabe crear escenas realistas? En otras palabras, no te limites a calificar un libro de 'bueno' o 'malo' por su trama, sino también por la técnica literaria detrás del mismo. Aprende de ellas y aplícalas a tu propio trabajo.

3. Usa ejericios creativos (en inglés, writing prompts)


Cuando te encuentras atascado en una escena y te sientes incapaz de continuar, lo mejor es enfocarse en ejerictar la creatividad. Una excelente manera de lograrlo es através de los llamados 'ejericios creativos', en los cuales debes construir una narración coherente alrededor de una descripción determinada, ya sea de una situación o personaje. Ya que estos ejericicios te dan pautas fijas a seguir, son excelentes para despejar la mente y trabajar tu creatividad. ¿Porque no comienzas con el ejericio de esta semana? Acá el link

4. Deja tu proyecto en stand-by por un par de días (o semanas)


O meses. Cuando te sientes incapaz de continuar un proyecto, lo mejor es hacerlo a un lado de manera temporal. Mientras tanto, trabaja con los ya mencionados ejericios creativos, lleva un diario o abre un blog, tú decides. Lo realmente importante es que no dejes de escribir diario, al menos durante una hora; cuando el bloqueo ataca mantener un ritmo de trabajo constante y variar el tipo de textos que escribes son las claves para superar el problema. Verás que después de realizar un par de ejericicios serás capaz de retomar tu proyecto con una nueva perspectiva. ¡Recuerda que Roma no se construyó en un día!

5. No te obsesiones con escribir perfecto


Muchos escritores principiantes cometen el error de revisar todo lo escrito en la misma sesión. Esto impide que el proyecto avance; con el tiempo acaban invirtiendo únicamente veinte minutos en escribir mientras que a la revisión de esas mismas líneas le consagran horas, un mal hábito que a la larga termina por pasar factura. Si hemos dedicado una hora diaria durante dos meses a escribir esa novela y al final de esos meses resulta que sólo tenemos diez páginas en total, es evidente que nos frustraremos, terminando bloqueados y muy probablemente enojados con nosotros mismos.
Todo esto se puede evitar si, de entrada, tenemos claro que al escribir debemos seguir un órden. Primero viene la étapa de planeación, posteriormente la producción y finalmente la edición. Si no seguimos cada fase en el debido tiempo, no sólo acabaremos bloqueados sino que, probablemente, la trama de nuestra historia tendrá montones de hoyos lógicos; algo que ningún lector nos perdonará.


¿Que más podríamos hacer para salir del temible bloqueo? Cuéntame en la sección de comentarios.
jueves, 4 de diciembre de 2014
Ocho libros que todo escritor debe tener en su biblioteca

Ocho libros que todo escritor debe tener en su biblioteca


Aprender a escribir bien solo puede hacerse de dos maneras. La primera es, evidentemente, la escritura misma (recuerda que la práctica hace al maestro) y la segunda, igualmente importante, involucra unos buenos hábitos de lectura. 

Sin embargo, a diferencia del lector común, quien aspira a ser escritor, además de aquellos libros cuyo propósito es entretener, debe de seleccionar títulos que le ayuden a formar su técnica y estilo. Estas son algunas sugerencias.


1. Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes y Saavedra




Escrito en 1605 por Don Miguel de Cervantes y Saavedra, se le considera como la primera novela escrita. Es de esos libros que ha logrado integrarse al imaginario colectivo: todo mundo lo conoce, saben de que va la historia y están familiarizados con los personajes aunque en su vida hayan leído una sola página del libro. A pesar de que es una obra larga y posiblemente tediosa, vale la pena leerlo para entender mejor el género.




2. Matar un ruiseñor, de Harper Lee.



 Esta novela (la única de la autora, Harper Lee) se ha convertido en un clásico americano por la manera en la que logra retratar el conflicto racial de EE.UU en la dedada de los 50's. 
Sin embargo, lo que la hace una obra maestra de la que todos los escritores deberíamos aprender, es el manejo de la descripción. Todos los personajes, escenas y situaciones se encuentran vivamente descritos, aunque sin caer en lo tedioso. A diferencia de las novelas actuales, donde prima la acción y se da poco espacio a la descripción detallada, por considerar que aletarga el ritmo de la historia, Matar un ruiseñor (al igual que las grandes novelas previas a nuestra era visual y mediática) maneja estas detalladas descripciones de las que no nos caería mal aprender un poco. 


3. Crimen y castigo, de Fiodor Dostoyevski.


Si alguien logro entender y retratar la fragilidad de la condición humana con maestría, es sin duda Dostoyevsky. Todas sus obras nos presentan a una sociedad enferma, llena de prejuicios, donde una forma de pensar diferente no tiene cabida. Sin embargo, Crimen y Castigo es posiblemente la novela mas cercana a nosotros, ya que trata temas con los que todos hemos de lidiar alguna vez en la vida: el deseo de venganza, la búsqueda de la justicia, la angustia existencial. Una lectura totalmente recomendable 




4. Aura, de Carlos Fuentes.


Uno de los pocos libros en el que la mítica segunda persona funciona. A todos nos dijeron en clases de redacción que esta voz es un arma de doble filo: mal utilizada genera una sensación de agresividad hacía el lector y crea  incompletud en la trama. Sin embargo, cuando el recurso es utilizado de manera adecuada promete maravillas: atrapa al lector desde las primeras líneas, haciéndole sentir la historia como si fuese propia. Al ser una promesa tan seductora, muchos escritores noveles se dejan llevar por ella, obteniendo resultados poco favorables.
Aura es uno de esos rarísimos libros en los que encontramos una segunda persona perfectamente lograda, coherente y que nos introduce de lleno en la trama desde las primeras líneas; esa es la virtud de la obra. Si planeas usar este tipo de voz toma en cuenta que su sudo require un trabajo técnico importante. No olvides leer y releer Aura primero.

 5. Un diccionario de lengua española.

Muchos escritores noveles piensan que los diccionarios son para uso escolar u ocasional. Error terrible. Si planeas dedicarte a la escritura, el diccionario es una referencia INDISPENSABLE.
Por supuesto, no me refiero a los diccionarios escolares que usaste en la primaria (aunque en un apuro, claro que sirven), sino a esos libros grandes y pesados que la RAE pública periódicamente.
Seguramente te preguntarás ¿Por qué necesito un diccionario de 10 kilos cuando tengo a Mr. Google en mi smartphone? Simple, el diccionario no sólo sirve para sacarnos de algún apuro terminológico, también incluye compendios de conjugación y diferentes usos de la misma palabra. 
No lo consideres como un libro grande más, sino como la oportunidad de ampliar tu vocabulario.

6. Un compendio de Ortografía y Gramática de lengua española.

Esto es elemental. Al igual que los diccionarios, la RAE publica y corrige su afamada Gramática de la lengua española en varias ediciones, accesible para todos los bolsillos. No hay pretexto para no tener uno.
La gramática y la ortografía son especialmente importantes si eres escritor independiente, recuerda que la corrección de estilo puede resultar bastante costosa, especialmente si se trata de manuscritos grandes. Ahórrate una cantidad importante poniendo atención a este elemental punto. 







7. Libros de técnica literaria



Al igual que el compendio de Ortografía y Gramática, los libros de técnica literaria son absolutamente indispensables en la biblioteca del escritor. Muchos escritores noveles cometen el error de creer que lo único que necesitan para empezar a escribir es talento. Gran desliz.
El talento, aunque muy importante, no es fundamental. Para empezar, ¿como puedes estar tan seguro que lo tienes si recién comienzas? Puedes tener la convicción, pero eso no necesariamente implica que seas talentoso per se. 
Como ya lo he mencionado muchas veces, lo auténticamente relevante para este oficio es la práctica. Ni el mismo Hemingway nació sabiendo escribir bien, lo aprendió con los años. Así que mientras mas rápido te deshagas de este romántico prejuicio, mas rápido mejorarás. 
Para ayudarte en esta tarea existen múltiples libros de técnica literaría con los cuales podrás aprender los elementos necesarios para escribir un buen libro: diálogo, desarrollo de personajes, manejo del tiempo, trama, descripción y narración, etc. 
A pesar de que se puede aprender el buen uso de estos elementos a partir de la lectura asidua, siempre será bueno darles una repasada por separado.

8. Libros de tu género 



Si escribes romances, lee a las representantes del género: Emily Brönte, Jane Austen, Virginia Wolf, etc. ¿Suspenso o misterio? Busca títulos de Agatha Christie, Wilkie Collins, Georges Simenon, sir Arthur Conan Doyle. ¿Thriller? Nada mejor que un libro de los líderes del género: Jack Higgins, Tom Clancy, Patricia Cornwell, etc. ¿Lo tuyo es el Terror? Opta por leer a Edgar Allan Poe, H.P Lovecraft, Stephen King, Bram Stoker, etc. 
Cada género tiene sus top-sellers de los que puedes aprender. No leas a un solo autor, contrario a la creencia popular, esta común práctica a la larga te pone barreras para encontrar tu propio estilo. Cuando menos te lo imagines te darás cuenta de que tu escritura es increíblemente similar a la de tu ídolo. Fail total.



¿Crees que falta algún libro que todos los escritores deberíamos leer? ¿Cuál? Sugerencias bienvenidas en la sección de comentarios.