El caso del escritor que no tenía nada que decir. Cinco mitos que están limitando tu carrera literaria.


Todos hemos pasado por la siguiente (y típica) escena incomoda: después de pensártelo muy bien, por fin has decidido compartir con tus amigos y familiares tu resolución de dedicarte a escribir. ¿Su respuesta? Una mirada de incredulidad/curiosidad/ternura seguida de alguna de las siguientes frases…





1. “Para escribir una novela necesitas ser muy inteligente”.

 A lo cual solo dan ganas de responder con un: “¿Perdón? ¿Cómo puedes saberlo? ¿Acaso ya escribiste una novela?”. Contrario a lo que piensa la opinión popular, para contar una buena historia no necesitas tener un IQ de 200, basta con que sientas ese impulso primario de contar algo. Lo demás se logra con un poco (o mucho) de organización, disciplina y ganas de aprender el oficio.

2. “Los buenos escritores lo son gracias a su talento”.

 Posiblemente esta es una de las aseveraciones mas difíciles de rebatir. ¿A qué, exactamente, llaman talento? ¿Cómo se mide? ¿Cómo puedes saber si tú lo tienes o no? ¿Acaso existe un “talentómetro” que te permita medir la cantidad de talento que posees? La realidad es que aquello que las personas califican como “talento” en realidad no es mas que el resultado de horas y horas de preparación, planeación y estudio. Antes que “talento”, la cualidad que un escritor debe poseer es persistencia. Si acompañas tus horas de escritura de una buena dosis de persistencia, tus posibilidades de labrarte una carrera literaria de éxito se incrementarán de manera exponencial. 

3. “¿Y sobre qué vas a escribir? ¿Tú vida no es un poco aburrida?”. 

 Sin palabras. La escritura ficcional se llama así por una razón evidente: no se trata de transcribir la vida diaria (de lo contrario, estaríamos escribiendo una memoria o una autobiografía). No necesitas vivir en una ciudad “trendy” ni en un barrio “a la moda” para poder crear una historia con valor. Se puede escribir una novela o cuento sobre cualquier cosa (sí, incluso sobre ese incidente banal que te ocurrió hoy mientras desayunabas). Si alguna vez has sentido amor, odio, miedo, ira o cualquier otra emoción entonces cuentas con la materia prima para producir una buena historia.

4. “No cualquiera pública un libro. Necesitas tener palancas (conocer gente del medio)”.

De todas las frases desmotivadoras que puedes escuchar, esta es quizás la peor, ya que en apariencia no se aleja tanto de la realidad. Si, publicar es complicado. Si, requiere de trabajo adicional que no cualquiera esta dispuesto a hacer: ir a reuniones de escritores, corregir una y otra vez tu manuscrito, aprender a hacer cover letters, entender nociones básicas de marketing editorial o, si piensas auto publicar, al menos saber lo esencial acerca de la plataforma que te interesa. Si, nadie dijo que iba a ser sencillo… pero tampoco imposible. Publicar tú novela en pleno siglo XXI es enteramente posible, más allá de lo que tus amigos te puedan hacer creer.

5. “Si te haces famoso te vas a olvidar de todos nosotros”.

Si alguno de tus amigos te suelta esta frasecita no te olvides de asegurarle que, contrario a lo que piensa, la fama es la mejor manera de probar que tan sólida es una amistad:  al principio todos querrán estar en tú radar… ¿pero cuantos lo harán  por genuino interés en tu persona? Probablemente solo un par... aquellos que te conocen desde siempre.


¿Ninguna de las frases anteriores es la respuesta que esperabas? Te entendemos. La cantidad de mitos que rodean al oficio de escritor no para de crecer. ¡No creas en ninguno! Recuerda que como en cualquier otro proyecto, tú eres el que determina el nivel de éxito a alcanzar. Si quieres convertirte en escritor y trabajas por ello, que no te quepa duda: pronto lo lograrás.


¿Conoces algún otro mito que rodee al oficio de escritor? ¿Cuáles te han aplicado a ti? ¡Cuéntanos en los comentarios!

No hay comentarios

Publicar un comentario

Si te gusto el post o te fue útil, ¡háznoslo saber! Tus comentarios son los que nos motivan a seguir publicando, toda opinión es bienvenida.