Mostrando entradas con la etiqueta Conoce la industria editorial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Conoce la industria editorial. Mostrar todas las entradas
¿Cuáles son las desventajas de autopublicar? (Autopublicación III)

¿Cuáles son las desventajas de autopublicar? (Autopublicación III)


Hay que decirlo: existen algunos aspectos de la autopublicación que no todos los autores conocen o entienden. En otras palabras, no todo es tan maravilloso como lo pintan. ¿Cómo saber entonces si la autopublicación es para ti? En el post de hoy, el último de la serie «Autopublicación» (puedes leer los primeros dos aquí y aquí) hablaremos de las desventajas que tiene este (relativamente) nuevo esquema de publicación. 






1. Tú tienes que hacerlo todo.



Desde el diseño de la portada, pasando por las correcciones (ortotipográfica y de estilo), edición, maquetación y, por si no fuese poco, ¡también el marketing! Cuando decides autopublicar, además de escritor, te conviertes en editor, diseñador, corrector y editor. Por supuesto, habrá cosas que no sepas hacer (¿alguien dijo usar InDesign?) … y eso es perfectamente aceptable y normal. Si quieres presentarle al mundo la mejor versión de tu trabajo, no te queda otra mas que contratar a profesionales que te ayuden con los aspectos del proceso de publicación que no domines.

2. Los costos pueden elevarse.



Lanzar al mercado digital un libro que cumpla con todos los estándares de calidad no es fácil… ni barato. Cuando finalmente te decidas a contratar a un profesional para que te ayude con el diseño, la maquetación o la corrección, te darás cuenta de esto.  A pesar de que publicar por tu cuenta puede resultar mas costoso de lo proyectado, evita caer en la tentación de hacer todo el trabajo por tu cuenta con tal de ahorrarte unos pesos. Tú lector inmediatamente notará que la calidad del libro deja mucho que desear.

Un pequeño consejo en caso de que el costo de los servicios de un profesional te rebase por completo: busca plataformas que ofrezcan paquetes con servicios de edición. Estos paquetes no suelen ser baratos, pero al pagarlos (y si la editorial o plataforma es confiable) estarás adquiriendo un servicio de calidad que te garantizará resultados profesionales.



3. No todas las plataformas son ideales.



Cada vez hay mas plataformas de autopublicación, por lo cual el riesgo de caer en malas manos también se ha incrementado. Antes de decidirte por una plataforma poco conocida, haz tu tarea: investiga con autores que ya hayan publicado con esa plataforma, pregúntales acerca de su experiencia de compra: ¿el servicio cumple con lo que promete?, ¿le han fallado alguna vez a alguien?, ¿lo que obtienes es por lo que pagas?

Nunca tomes una decisión que no hayas meditado bien o por presión de algún asesor de ventas de la plataforma. Si el sitio no te convence al 100%, estás en tu derecho de no publicar ahí. 


4. Tú libro no se va a vender solo. 



En pleno siglo XXI, este punto aplica también para los autores que publican con una editorial tradicional. Ningún libro, independientemente de la editorial o plataforma digital que lo publique, se va a vender si su autor no interviene de manera activa en su mercadeo. Lo siento, pero es así.
Olvídate de sentarte a esperar que los lectores encuentren tu libro en la jungla de Amazon como por arte de magia. Eso ya no pasa más.

Si quieres vender, tienes que establecer una plataforma de autor, desde donde puedas promocionar tu material y atraer lectores (ojo: promocionar no es lo mismo que spammear todo Facebook con publicaciones  desesperadas que gritan «¡Cómprame a mi»). Construir esta plataforma toma tiempo y mucha disciplina, pero si lo haces bien el resultado te sorprenderá.

5. Ya no podrás enviar ese material a un concurso. 



Quizás participar en concursos literarios no es tu prioridad, pero aún así es importante que comprendas lo siguiente: una vez que tu libro se encuentre en la red, pierde la etiqueta de «material inédito». Desde hace algunos años, los títulos autopublicados se consideran, al igual que sus contrapartes en papel (publicados por una casa editorial tradicional) como «material publicado». Esto algunas veces viene dar al traste con los planes de autores que gustan de participar en los ya mencionados concursos, con la esperanza de dar el salto a la publicación tradicional. 


Si tu plan es autopublicar mientras encuentras un editor «serio» que se anime a trabajar contigo, quizás primero deberías preguntarte porque  crees que necesitas del respaldo de una editorial tradicional. 




¿Conoces o has experimentado alguna otra desventaja de autopublicar? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios! Y si te gusto el post, no olvides compartirlo en tus redes sociales. 


Todo acerca de publicar: autopublicación II, cinco ventajas

Todo acerca de publicar: autopublicación II, cinco ventajas

Como ya se los mencioné en el post anterior (click aquí para ir a la entrada), autopublicar se ha convertido en la mejor opción para dar a conocer tu trabajo si no cuentas con un contrato editorial o, simplemente, no deseas publicar bajo el modelo tradicional.
En esta entrega, vamos a considerar algunas ventajas que tiene la auto publicación, desde lo mas evidente (las regalías son para ti), hasta los detalles mas sutiles (ahorras gastos de tirada).

1. Cualquiera puede hacerlo


Aunque esta ventaja ya la mencioné en la Introducción, no está de mas repetirla. Cuando digo que "cualquiera puede hacerlo", hablo de manera literal. Hoy hay tantas plataformas de auto publicación que, esencialmente, sólo necesitas tu trabajo y conocimientos básicos de informática para poder publicar. Sin embargo, aquí hay que dejar algo bien claro: un trabajo recién terminado en modo alguno es material publicable.
Esa novela/cuento/poemario/etc. que terminaste el miércoles de la semana pasada no es mas que un borrador. Para convertirlo en material publicable es necesario realizar un cuidadoso proceso de edición y corrección.  Quizá a ti esto te parece obvio, aún así lo aclaro porque en los últimos meses he revisado muchos borradores cuyos autores los consideran ya trabajos terminados. Gran error.
Así pues, aunque cualquiera puede auto publicar un libro, esto no significa que DEBA publicar cualquier cosa sin que esta haya sido editada con antelación.

2. Conservas tus derechos de autor... y las regalías


Esta es, posiblemente, la principal razón por la cual miles de escritores se han decidido a auto publicar.  Cuando firmas un contrato con una casa editorial, cedes tus derechos de autor de manera irrevocable durante un período de tiempo de terminado, que puede ir desde los cinco hasta los diez años. Esto significa que no podrás comercializar la obra por tu cuenta, ya sea ofreciéndola en publicación a otra editorial o vendiéndola por tus medios.

Al auto publicar, nada de esto sucede. Los derechos de autor continúan siendo exclusivamente tuyos, además, la mayoría de las plataformas de auto publicación te permite cobrar un porcentaje de regalías superior al típico 10%-15% que ofrecen las editoriales. De este modo, si vendes un libro a $5, la mitad será para ti y la mitad para la plataforma (claro que esto depende enteramente de las políticas de tu plataforma). Evidentemente, con vender un sólo libro no conseguirás un gran ingreso. Es aquí dónde entra la promoción.

3. El ebook es mas fácil de promocionar 


El sueño dorado de muchos escritores noveles es ver su libro publicado en papel y de venta en su librería favorita. Se proyectan firmando autógrafos, promocionando su trabajo en ferias del libro y, en general, haciéndose famosos. Digamos que muchos de estos escritores están mas enamorados del trabajo de promoción editorial (o la ilusión que tienen de este) que de la profesión literaria en si. Por ello, cuando se deciden a auto publicar lo hacen optando por una coedición, en la cual el escritor paga a una editorial para que le impriman un tiraje. 

Per se esto no es perjudicial, siempre y cuando no perdamos de vista la  dura realidad: vender libros en papel cuando no se cuenta con respaldo editorial es complicado. Muy complicado. Quizás te haga ilusión mandar a imprimir cien copias de tu libro, pero ¿Ya pensaste como las vas a vender? ¿Cómo vas a recuperar tu inversión? Aunque es muy posible hacerlo, no es tan fácil como decirlo. La cosa empeora un poco si tienes un presupuesto limitado, ya que las impresiones bajo demanda y en grandes cantidades suelen ser bastante costosas (ve el siguiente punto).

Por suerte para todos nosotros (los que andamos bajos de presupuesto y de ganas de promocionar nuestro libro en toda ocasión) existe el ebook. Al autopublicar de manera digital no gastas en tiradas, ni en presentaciones innecesarias. Tampoco tienes que ofrecer tu libro a todos tus conocidos con la esperanza de que te lo compren. Basta con armar una buena campaña de publicidad en las redes sociales para tener visitas y, con ello, posibles compradores. Lo mejor de esto es que, si tu trabajo gusta, las reseñas y comentarios positivos trabajarán a tu favor.
Y si no te compran, no pierdes nada, pues ninguna plataforma te cobrará un anticipado de ventas.

4. Se puede auto publicar con muy poco presupuesto


No necesitas una fortuna para producir un ebook de calidad, con una portada decente y amigable con todos los dispositivos móviles. Si tienes conocimiento de programas de edición y maquetación como Photoshop y Calibre, tu mismo puedes hacer el trabajo de manera decente sin costo extra.
Si no tienes ni idea, siempre te queda la opción de contratar a un profesional FreeLancer. Suponiendo que tu presupuesto es bajo y no puedes costearte los servicios de una agencia de diseño, haz una propuesta de trabajo en páginas como Workana, asígnale presupuesto al proyecto y escoge a quien mas te convenza.


5. La autopublicación digital no esta peleada con el proceso de publicación 'tradicional'


Muchos escritores piensan que cuando autopublican de manera digital su trabajo, inmediatamente lo están condenando a que ninguna editorial se  interese por ello. La idea detrás de este (equivocado)  pensamiento suele ser '¿Como voy a conseguir un contrato editorial serio si mi trabajo ya no es inédito?' Con ello aparentemente nos olvidamos que, ante todo, lo que a una casa editorial le interesa es vender. Si una novela ha generado una buena aceptación entre los lectores y, mas importante aún,  el público está dispuesto a desembolsar su precio por tenerla en papel, las editoriales intentarán hacer negocios contigo. Ninguna casa editorial seria que realmente desee negociar contigo te pondrá como pretexto la autopublicación; decenas de historias de éxito lo confirman (¿Quién no recuerda los casos de Federico Moccia, Blue Jeans, Amanda Hocking y Anna Todd, entre muchos otros? Todos ellos autores autopublicados que posteriormente firmaron contratos editoriales por los miles de dólares). 

Tal y como Alejandro Quintana resalta en su artículo Como publicar un libro: 7 tips para dirigirte a una editorial sin hacer el pardillo, lo que mas llama la atención de una casa editorial es que tengas un proyecto de trabajo establecido, a saber, que sepas lo que deseas conseguir con la publicación de tu libro. Una autipubicacioón bien llevada puede ser testimonio de que ya tienes formalizados un plan de promoción y  una propuesta de venta para tu material.


Ahora que conoces algunas de las ventajas ¿te animarías a publicar por tu cuenta? Si aún no te convences, espera el siguiente post, dónde enlistaré algunas desventajas de la auto publicación

¿Te gustó lo que leíste? Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos 
No olvides seguirnos en Bloglovin' para no perderte una sóla entrada

Follow
Todo acerca de publicar: autopublicación I, ¿qué es?

Todo acerca de publicar: autopublicación I, ¿qué es?

No es ningún secreto que, en la actualidad, no es indispensable contar con un contrato editorial para poder publicar un libro. Cualquier persona con los conocimientos informáticos básicos y con acceso a internet puede auto publicar cualquier texto con relativa facilidad. 


Sin embargo no todo es tan fácil como nos lo venden, la auto publicación es una decisión que no debe tomarse a la ligera. 
Ya que el tema es amplio y las dudas son muchas, he decidido dividir el post en tres entregas semanales, en las cuales intentaré cubrir todos los subtemas de la auto publicación: ventajas, desventajas, mejores plataformas, maneras de promocionarse, etc.

Esta semana hablaremos sobre lo más básico. ¿Qué es y como funciona la auto publicación?

El paradigma  de la era digital

Stricto sensu, la auto publicación es “la publicación de un libro o cualquier otro documento por parte del autor de la obra sin la intervención de un tercero o de un editor”, por lo cual se entiende que el autor es el único responsable del producto final. La auto publicación se encuentra estrechamente vinculada con el surgimiento del eBook o libro digital. Al lanzamiento de las primeras plataformas de lectura digital siguió la venta de eReaders y con ello, la creación de “editoriales” que ya no responden al tradicional modelo de distribución del libro, el cual involucra a una serie de intermediarios: agentes, editores, distribuidores y libreros. En este nuevo modelo digital, la participación de ciertos intermediarios, como el distribuidor y el librero, es totalmente prescindible pues el contenido será proporcionado al lector directamente por la plataforma digital que funge como editorial.

Al desaparecer intermediarios como libreros y, en algunos casos, también los editores, el autor se vuelve directamente responsable del contenido. Él o ella decide que es lo que se publica, si se va a imprimir, de cuantos ejemplares será la tirada y, por supuesto, cual será el precio.
No está de más aclarar que cuando hablamos ya de ediciones impresas la mayoría de las plataformas digitales que ofrece el servicio de auto publicación, como Palibrio o Lulú, cobra un cargo considerable por el servicio.


¿Cualquiera puede hacerlo?

En teoría, si y es precisamente en ello dónde reside la belleza y genialidad de la auto publicación. Es, posiblemente, uno de los sistemas editoriales mas demócraticos que existen, ya que cualquier persona puede publicar sin la necesidad de someter el manuscrito a un dictamen editorial "tradicional", a partir del cual infinidad de manuscritos son rechazados al no coincidir con la línea editorial de la cada editorial en cuestión. Con la auto publicación, a todos aquellos manuscritos rechazados (no necesariamente material de baja calidad) se les abre una nueva oportunidad de salir al mercado.
Por supuesto, la falta de filtros en las plataformas de auto publicación implica algunas notorias desventajas para los lectores. La mas grande y posiblemente la mas molesta es, en términos elegantes, la falta de calidad en el producto final. Al no contar con el respaldo de una editorial, muchos autores no someten su manuscrito a una revisión previa a la publicación (como la revisión ortográfica y de estilo, la maquetación y el diseño de portada, etc.) algo que las grandes editoriales sí hacen. Estos servicios pueden resultar bastante costosos para el autor novel sin experiencia, sin embargo son determinantes en el éxito del libro.

¿Es para mí? 


La respuesta a esta pregunta dependerá totalmente de cuanto tiempo estés dispuesto a dedicarle a tu libro, y más importante aún, si tienes los conocimientos para ello. Puede leerse extraño, pero auto publicar va más allá de subir tu trabajo a una plataforma de venta de eBooks. Al no haber intermediarios, además de las tareas ya mencionadas, el encargado de darle promoción a tu libro, de hacerlo llegar a los lectores, ERES TÚ.  A diferencia de la publicación tradicional, donde las casas editoriales tienen un equipo especializado en marketing y publicidad para sus novedades, como autor independiente tú debes hacer tu obra visible y esto es una tarea que requiere tiempo y paciencia.


¿Aún no estás convencido si auto publicar es para ti? Espera la próxima entrada con las ventajas de esta manera de publicar. 




Espacio Independiente

¿Te gustó lo que leíste? Sígueme en bloglovin' y no te pierdas un sólo post 
Reflexion #2: Un terrible mal llamado plagio

Reflexion #2: Un terrible mal llamado plagio


Quienes tengan suficiente conocimiento de la industria del libro sabrán que en este mundo, el plagio es quizás el mayor dolor de cabeza de los editores. No hay peor error que promover a un plagiario, especialmente cuando la obra plagiada es un best seller internacional y por lo tanto, sumamente popular. En este post. ahondaremos en las sutilezas de esta mala práctica. 





A los escritores noveles se les enseña desde el día uno de sus carreras a respetar las obras de los demás. Todo taller literario dedica al menos un par de clases a recalcar la importancia de crear nuestras propias historias sin necesidad de "inspirarse" en el best seller de moda. Sin embargo, parece que muchos se han negado a aprender estas indispensables lecciones.

Con el auge de la auto publicación, la cerrazón que rodeaba a la industria editorial ha ido abriéndose paulatinamente. Esto ha beneficiado tanto a escritores como a editores, quienes dicho sea de paso, han encontrado en el libro digital nuevos mercados y un volumen de ventas nada despreciable.  Sin embargo, el ebook también ha traído consigo algunos problemas. Uno de ellos y quizás el más importante, es la "popularización" de esta desdeñable práctica llamada plagio. 

¿Qué es el plagio? La RAE lo define como "Idea u obra científica o artística que ha sido pasada como propia", un concepto en apariencia muy claro...¿o no? 

Hay varios tipos de plagio, desde el más flagrante (donde el autor literalmente copia párrafos enteros de otra obra) hasta el que yo llamo sutil (copiar la trama, el conflicto, los personajes, etc.). Esta última manera de plagiar, es sin duda, la más difícil de detectar. Ningún detector antiplagios va a arrojar una coincidencia de más del 10% cuando lo que se copio fue, por ejemplo, el conflicto. 

Usualmente se cree que copiar este tipo de elementos no constituye plagio, se piensa que plagiar se limita a apropiarse de párrafos enteros de otra obra (o la obra misma, porque no) limitándose a cambiar nombres y lugares. De nuevo, error.


Dos casos recientes. 

Los lectores familiarizados con la poesía  quizás recuerden el drama que vivió Lucía Etxebarria  hace algunos años, cuando se le acusó de plagiar varios versos del poema Estación de Invierno, de Antonio Colinas. Aunque la autora lo negó e incluso llevo a juicio el caso, la justicia española término por resolver en su contra. Y es que, en el fondo, el error de Etxebarria fue no tener en claro que es un plagio y que no. 

Ella no copió los versos de manera literal, sin embargo si "se inspira" en ellos y utiliza las mismas frases... en el mismo sentido. Esto es un plagio sutil innegable. 

Otro caso más reciente (y descarado) es el que sufrieron Tammara Webber y Jamie McGuire (autoras de Easy y Beautiful Disaster, respectivamente) por parte de una autora auto publicada que se hace llamar Jordin Williams. A esta chica se le hizo fácil copiar párrafos enteros de las novelas de Webber y McGuire, incorporándolos a su novela de una manera bastante descarada; sólo se limitó a cambiar nombres de personajes y lugares pero la esencia de la novela es la misma que encontramos en Easy y Beautiful Disaster. 

Este caso es muy controversial, hasta el momento nadie sabe cual es el verdadero nombre de la plagiaria ya que, aparentemente, ha estado escribiendo bajo varios seudónimos y como escritora fantasma. Williams no se ha pronunciado al respecto con claridad, aparentemente en un principio negó el plagio y sin embargo, días después todas sus cuentas en redes sociales desaparecieron. 

Casos como esté en el mundo de los ebooks hay miles, literalmente. Detectar un libro con plagios es bastante difícil para un lector regular. En el caso de Jordin Williams, afortunadamente quien detectó e hizo público el plagio fue una fan de la novela de Webber. Sin embargo, cuando de "plagios sutiles" se trata, sólo un ávido lector con una brillante memoria podría ayudarnos a distinguir. 


Como en el caso de Lucía Etxebarria, muchos escritores no consideran el copiar una trama, los conflictos, o los personajes y sus características como plagio. Prueba de ello es la tienda kindle de Amazon, donde pululan ebooks que imitan la temática erótica de 50 Sombras de Grey casi al dedillo. 

En Espacio Independiente somos firmes defensores de las ideas propias, consideramos que el plagio en cualquiera de sus formas es una violación absoluta al trabajo y tiempo del otro.


La delgada línea entre "inspiración" y plagio. 

Ahora que sabes un poco más acerca del plagio, te estarás preguntando que puedes hacer para evitar cometerlo. En realidad no es tan difícil, el principal truco está en aprender a distinguir tus ideas de las de tus autores favoritos.

Por ejemplo, a pesar de que Cincuenta sombras de Grey nació como un fanfiction de Twilight, para adultos, a nadie se le ocurriría decir que el primer libro es un plagio. ¿Por qué? Sencillo: a pesar de que Cincuenta sombras utiliza la misma estructura de Twilight (una relación romántica imposible), no llega a ser un calco de la misma. He ahí la clave.

Puedes inspirarte el la manera que un autor tiene de construir sus historias; lo que no puedes hacer es copiar esa historia tal cual, con todo y personajes y detalles, o peor aun, con pedazos del mismo diálogo. Eso, aquí y en China, es considerado como plagio.

Así que chicos, si nos decimos  escritores y pretendemos que los demás nos reconozcan como tal,  debemos asumir el papel con todas las obligaciones que eso conlleva. 


¿Tu has sido víctima de plagio? ¿Qué hiciste? ¿Te ha tocado leer una novela con plagios? Cuéntame en la sección de comentarios.