Ocho libros que todo escritor debe tener en su biblioteca

Ocho libros que todo escritor debe tener en su biblioteca


Aprender a escribir bien solo puede hacerse de dos maneras. La primera es, evidentemente, la escritura misma (recuerda que la práctica hace al maestro) y la segunda, igualmente importante, involucra unos buenos hábitos de lectura. 

Sin embargo, a diferencia del lector común, quien aspira a ser escritor, además de aquellos libros cuyo propósito es entretener, debe de seleccionar títulos que le ayuden a formar su técnica y estilo. Estas son algunas sugerencias.


1. Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes y Saavedra




Escrito en 1605 por Don Miguel de Cervantes y Saavedra, se le considera como la primera novela escrita. Es de esos libros que ha logrado integrarse al imaginario colectivo: todo mundo lo conoce, saben de que va la historia y están familiarizados con los personajes aunque en su vida hayan leído una sola página del libro. A pesar de que es una obra larga y posiblemente tediosa, vale la pena leerlo para entender mejor el género.




2. Matar un ruiseñor, de Harper Lee.



 Esta novela (la única de la autora, Harper Lee) se ha convertido en un clásico americano por la manera en la que logra retratar el conflicto racial de EE.UU en la dedada de los 50's. 
Sin embargo, lo que la hace una obra maestra de la que todos los escritores deberíamos aprender, es el manejo de la descripción. Todos los personajes, escenas y situaciones se encuentran vivamente descritos, aunque sin caer en lo tedioso. A diferencia de las novelas actuales, donde prima la acción y se da poco espacio a la descripción detallada, por considerar que aletarga el ritmo de la historia, Matar un ruiseñor (al igual que las grandes novelas previas a nuestra era visual y mediática) maneja estas detalladas descripciones de las que no nos caería mal aprender un poco. 


3. Crimen y castigo, de Fiodor Dostoyevski.


Si alguien logro entender y retratar la fragilidad de la condición humana con maestría, es sin duda Dostoyevsky. Todas sus obras nos presentan a una sociedad enferma, llena de prejuicios, donde una forma de pensar diferente no tiene cabida. Sin embargo, Crimen y Castigo es posiblemente la novela mas cercana a nosotros, ya que trata temas con los que todos hemos de lidiar alguna vez en la vida: el deseo de venganza, la búsqueda de la justicia, la angustia existencial. Una lectura totalmente recomendable 




4. Aura, de Carlos Fuentes.


Uno de los pocos libros en el que la mítica segunda persona funciona. A todos nos dijeron en clases de redacción que esta voz es un arma de doble filo: mal utilizada genera una sensación de agresividad hacía el lector y crea  incompletud en la trama. Sin embargo, cuando el recurso es utilizado de manera adecuada promete maravillas: atrapa al lector desde las primeras líneas, haciéndole sentir la historia como si fuese propia. Al ser una promesa tan seductora, muchos escritores noveles se dejan llevar por ella, obteniendo resultados poco favorables.
Aura es uno de esos rarísimos libros en los que encontramos una segunda persona perfectamente lograda, coherente y que nos introduce de lleno en la trama desde las primeras líneas; esa es la virtud de la obra. Si planeas usar este tipo de voz toma en cuenta que su sudo require un trabajo técnico importante. No olvides leer y releer Aura primero.

 5. Un diccionario de lengua española.

Muchos escritores noveles piensan que los diccionarios son para uso escolar u ocasional. Error terrible. Si planeas dedicarte a la escritura, el diccionario es una referencia INDISPENSABLE.
Por supuesto, no me refiero a los diccionarios escolares que usaste en la primaria (aunque en un apuro, claro que sirven), sino a esos libros grandes y pesados que la RAE pública periódicamente.
Seguramente te preguntarás ¿Por qué necesito un diccionario de 10 kilos cuando tengo a Mr. Google en mi smartphone? Simple, el diccionario no sólo sirve para sacarnos de algún apuro terminológico, también incluye compendios de conjugación y diferentes usos de la misma palabra. 
No lo consideres como un libro grande más, sino como la oportunidad de ampliar tu vocabulario.

6. Un compendio de Ortografía y Gramática de lengua española.

Esto es elemental. Al igual que los diccionarios, la RAE publica y corrige su afamada Gramática de la lengua española en varias ediciones, accesible para todos los bolsillos. No hay pretexto para no tener uno.
La gramática y la ortografía son especialmente importantes si eres escritor independiente, recuerda que la corrección de estilo puede resultar bastante costosa, especialmente si se trata de manuscritos grandes. Ahórrate una cantidad importante poniendo atención a este elemental punto. 







7. Libros de técnica literaria



Al igual que el compendio de Ortografía y Gramática, los libros de técnica literaria son absolutamente indispensables en la biblioteca del escritor. Muchos escritores noveles cometen el error de creer que lo único que necesitan para empezar a escribir es talento. Gran desliz.
El talento, aunque muy importante, no es fundamental. Para empezar, ¿como puedes estar tan seguro que lo tienes si recién comienzas? Puedes tener la convicción, pero eso no necesariamente implica que seas talentoso per se. 
Como ya lo he mencionado muchas veces, lo auténticamente relevante para este oficio es la práctica. Ni el mismo Hemingway nació sabiendo escribir bien, lo aprendió con los años. Así que mientras mas rápido te deshagas de este romántico prejuicio, mas rápido mejorarás. 
Para ayudarte en esta tarea existen múltiples libros de técnica literaría con los cuales podrás aprender los elementos necesarios para escribir un buen libro: diálogo, desarrollo de personajes, manejo del tiempo, trama, descripción y narración, etc. 
A pesar de que se puede aprender el buen uso de estos elementos a partir de la lectura asidua, siempre será bueno darles una repasada por separado.

8. Libros de tu género 



Si escribes romances, lee a las representantes del género: Emily Brönte, Jane Austen, Virginia Wolf, etc. ¿Suspenso o misterio? Busca títulos de Agatha Christie, Wilkie Collins, Georges Simenon, sir Arthur Conan Doyle. ¿Thriller? Nada mejor que un libro de los líderes del género: Jack Higgins, Tom Clancy, Patricia Cornwell, etc. ¿Lo tuyo es el Terror? Opta por leer a Edgar Allan Poe, H.P Lovecraft, Stephen King, Bram Stoker, etc. 
Cada género tiene sus top-sellers de los que puedes aprender. No leas a un solo autor, contrario a la creencia popular, esta común práctica a la larga te pone barreras para encontrar tu propio estilo. Cuando menos te lo imagines te darás cuenta de que tu escritura es increíblemente similar a la de tu ídolo. Fail total.



¿Crees que falta algún libro que todos los escritores deberíamos leer? ¿Cuál? Sugerencias bienvenidas en la sección de comentarios. 







Reflexion #2: Un terrible mal llamado plagio

Reflexion #2: Un terrible mal llamado plagio


Quienes tengan suficiente conocimiento de la industria del libro sabrán que en este mundo, el plagio es quizás el mayor dolor de cabeza de los editores. No hay peor error que promover a un plagiario, especialmente cuando la obra plagiada es un best seller internacional y por lo tanto, sumamente popular. En este post. ahondaremos en las sutilezas de esta mala práctica. 





A los escritores noveles se les enseña desde el día uno de sus carreras a respetar las obras de los demás. Todo taller literario dedica al menos un par de clases a recalcar la importancia de crear nuestras propias historias sin necesidad de "inspirarse" en el best seller de moda. Sin embargo, parece que muchos se han negado a aprender estas indispensables lecciones.

Con el auge de la auto publicación, la cerrazón que rodeaba a la industria editorial ha ido abriéndose paulatinamente. Esto ha beneficiado tanto a escritores como a editores, quienes dicho sea de paso, han encontrado en el libro digital nuevos mercados y un volumen de ventas nada despreciable.  Sin embargo, el ebook también ha traído consigo algunos problemas. Uno de ellos y quizás el más importante, es la "popularización" de esta desdeñable práctica llamada plagio. 

¿Qué es el plagio? La RAE lo define como "Idea u obra científica o artística que ha sido pasada como propia", un concepto en apariencia muy claro...¿o no? 

Hay varios tipos de plagio, desde el más flagrante (donde el autor literalmente copia párrafos enteros de otra obra) hasta el que yo llamo sutil (copiar la trama, el conflicto, los personajes, etc.). Esta última manera de plagiar, es sin duda, la más difícil de detectar. Ningún detector antiplagios va a arrojar una coincidencia de más del 10% cuando lo que se copio fue, por ejemplo, el conflicto. 

Usualmente se cree que copiar este tipo de elementos no constituye plagio, se piensa que plagiar se limita a apropiarse de párrafos enteros de otra obra (o la obra misma, porque no) limitándose a cambiar nombres y lugares. De nuevo, error.


Dos casos recientes. 

Los lectores familiarizados con la poesía  quizás recuerden el drama que vivió Lucía Etxebarria  hace algunos años, cuando se le acusó de plagiar varios versos del poema Estación de Invierno, de Antonio Colinas. Aunque la autora lo negó e incluso llevo a juicio el caso, la justicia española término por resolver en su contra. Y es que, en el fondo, el error de Etxebarria fue no tener en claro que es un plagio y que no. 

Ella no copió los versos de manera literal, sin embargo si "se inspira" en ellos y utiliza las mismas frases... en el mismo sentido. Esto es un plagio sutil innegable. 

Otro caso más reciente (y descarado) es el que sufrieron Tammara Webber y Jamie McGuire (autoras de Easy y Beautiful Disaster, respectivamente) por parte de una autora auto publicada que se hace llamar Jordin Williams. A esta chica se le hizo fácil copiar párrafos enteros de las novelas de Webber y McGuire, incorporándolos a su novela de una manera bastante descarada; sólo se limitó a cambiar nombres de personajes y lugares pero la esencia de la novela es la misma que encontramos en Easy y Beautiful Disaster. 

Este caso es muy controversial, hasta el momento nadie sabe cual es el verdadero nombre de la plagiaria ya que, aparentemente, ha estado escribiendo bajo varios seudónimos y como escritora fantasma. Williams no se ha pronunciado al respecto con claridad, aparentemente en un principio negó el plagio y sin embargo, días después todas sus cuentas en redes sociales desaparecieron. 

Casos como esté en el mundo de los ebooks hay miles, literalmente. Detectar un libro con plagios es bastante difícil para un lector regular. En el caso de Jordin Williams, afortunadamente quien detectó e hizo público el plagio fue una fan de la novela de Webber. Sin embargo, cuando de "plagios sutiles" se trata, sólo un ávido lector con una brillante memoria podría ayudarnos a distinguir. 


Como en el caso de Lucía Etxebarria, muchos escritores no consideran el copiar una trama, los conflictos, o los personajes y sus características como plagio. Prueba de ello es la tienda kindle de Amazon, donde pululan ebooks que imitan la temática erótica de 50 Sombras de Grey casi al dedillo. 

En Espacio Independiente somos firmes defensores de las ideas propias, consideramos que el plagio en cualquiera de sus formas es una violación absoluta al trabajo y tiempo del otro.


La delgada línea entre "inspiración" y plagio. 

Ahora que sabes un poco más acerca del plagio, te estarás preguntando que puedes hacer para evitar cometerlo. En realidad no es tan difícil, el principal truco está en aprender a distinguir tus ideas de las de tus autores favoritos.

Por ejemplo, a pesar de que Cincuenta sombras de Grey nació como un fanfiction de Twilight, para adultos, a nadie se le ocurriría decir que el primer libro es un plagio. ¿Por qué? Sencillo: a pesar de que Cincuenta sombras utiliza la misma estructura de Twilight (una relación romántica imposible), no llega a ser un calco de la misma. He ahí la clave.

Puedes inspirarte el la manera que un autor tiene de construir sus historias; lo que no puedes hacer es copiar esa historia tal cual, con todo y personajes y detalles, o peor aun, con pedazos del mismo diálogo. Eso, aquí y en China, es considerado como plagio.

Así que chicos, si nos decimos  escritores y pretendemos que los demás nos reconozcan como tal,  debemos asumir el papel con todas las obligaciones que eso conlleva. 


¿Tu has sido víctima de plagio? ¿Qué hiciste? ¿Te ha tocado leer una novela con plagios? Cuéntame en la sección de comentarios. 
Reseña: Sutiles, de KJR & ELS

Reseña: Sutiles, de KJR & ELS







Autores: KJR y ELS
Publicación independiente
Formato: eBook
Idioma: Español



Sinopsis

Sutiles es una novela juvenil donde el romance y la fantasía se conjugan para arrastrarte en un caudal de intensas emociones. Dana, nuestra protagonista, se verá enfrentada no solo a la amenaza de criaturas desconocidas y letales, sino que también deberá encarar la naturaleza de sus propios sentimientos cuando Ian, su mejor amigo, y William, su protector, se conviertan ambos en piezas fundamentales de su vida. Llena de misterios y peligros, la historia de Dana te mostrará que el verdadero amor no tiene límites. Sutiles es el primer libro de una saga.
Actualmente los autores, KJR & ELS, trabajan en el segundo libro que llevará por nombre Asuras.


Resumen

Como ya lo específica la sinópsis, Sutiles es el primer libro de la saga homónima. La novela se desarrolla en un pequeño pueblo de la Patagonia chilena llamado Porvenir, lo cual otorga a la trama un giro interesante y refrescante, pues la mayoría de los autores hispanohablantes noveles que escriben novela juvenil tienden a imitar lugares y nombres de las novelas americanas que toman como modelo (léase Twilight, The Mortal Instruments, Vampire Diaries, etc,etc).  
Sutiles cuenta la historia de Dana, una chica común con "problemas" típicos de la adolescencia: ha estado enamorada de su mejor amigo, Ian, durante un buen rato ( y quién casualmente, acaba de terminar con su novia); además está punto de comenzar su último año del instituto, lo cual implica que pronto tendrá que tomar una decisión respecto a su futuro. Sin embargo, su sencilla vida dará un giro con la aparición de un misterioso chico al que, desde el primer encuentro, no puede sacarse de la cabeza. Pronto Dana descubrirá que se trata de William, un viejo "amigo" del que, paradójicamente, esperaba nunca volver a saber más.
Pero, ¿quién es en realidad William y por qué la vida de Dana se vuelve un caos desde su repentino regreso?

Opinión

Honestamente, las sagas juveniles con elementos súper naturales (léase criaturas fantásticas, ya sea vampiros, hombres lobo, extraterrestres o algún otro extraño ser) me tienen un poco hastiada; el elemento sobrenatural ha sido tan abusado desde que Twilight lo volvío a sacar del clóset que a estas alturas ya no me representa ninguna novedad. En el caso de Sutiles, empece a leer escéptica. Decidí darle una oportunidad a la novela porque se trata del primer trabajo de escritores noveles y, siendo justos, los comienzos nunca son fáciles. Sin embargo, a pesar de mi escepticismo, con Sutiles me lleve una grata de sorpresa.
Para empezar, me agradó la manera en la que los autores me invitaron a leer la novela: con un solo twit, cero insistencia. Esto me parece acertadísimo porque debo decir que cuando se le intenta hacer promoción a una novela no hay nada peor que enviar invitaciones masivas a desconocidos de manera recurrente (léase diario). Aquí un consejo: si tienes una primera novela y le estás dando promoción, por favor no hagas esto; he recibido incontables invitaciones de las mismas personas con tal insistencia que termino por bloquearlos. En cambio, la estrategia de un solo twit a miles de personas es increíblemente efectiva. 
Pasando a la novela, en mi opinión lo más destacable es la redacción, por más trillado que suene. Los autores escriben de una manera clara y concisa, hay un buen uso del español (sintaxis, ortografía) además de coherencia. Como plus, me parece que la redacción denota un incipiente estilo propio, lo cual es loable tratándose de un primer trabajo. De igual manera, a pesar de que me resulto casí imposible empatizar con Dana debido a su carácter (en lo personal, no soporto a las adolescentes indecisas al extremo, y toda la literatura juvenil parece estar plagada de ellas), creo que los demás personajes están muy bien logrados y la historia se desarrolla con un buen ritmo, con giros interesantes. 
Si bien la trama es muy común (son contadas las sagas juveniles que no tienen un triángulo amoroso o una protagonista adolescente un tanto sosa y desesperante) y, a mi gusto, se pudo haber hecho más con ella, la historia promete bastante pues deja un final abierto que, bien trabajado, puede llevar algo inesperado. Incluso la sosedad de Dana se ve un poco reivindicada al final de este primer libro, pues la vemos tomar decisiones con una recién adquirida madurez que le da mas credibilidad al personaje.
Personalmente, creo que seguiré leyendo esta serie en cuanto los autores terminen su segundo volumen, Asuras.



Si ya leíste esta novela cuéntame que te pareció en la sección de comentarios 
¡Y no olvides seguirnos en bloglovin'!



Espacio Independiente

¿Te gustó lo que leíste? Sígueme en bloglovin' y no te pierdas un sólo post 
Cinco maneras de hacer tiempo para escribir.

Cinco maneras de hacer tiempo para escribir.

Cuando por fin decides comenzar a escribir esa gran historia que, durante años,  ha tomado forma en tu mente sucede algo similar a cuando se comienza un nuevo trabajo: desembolsas una cantidad considerable de tiempo, esfuerzo (y en este caso, también dinero) en el nuevo proyecto. Por todas estás razones, la mejor (y me atrevo a afirmar, única) manera de lograr tus objetivos literarios es mediante una buena administración del tiempo. Pero ¿cómo lograrlo? ¡Sigue leyendo y toma nota!





1.  Estudia tus horarios y tus hábitos.

Considera lo siguiente: todos los seres humanos, independientemente del género, profesión o sexo, tenemos a nuestra disposición las mismas 24 hrs del día, 168 hrs a la semana. Entonces, ¿qué distingue a una persona productiva de un procastinador crónico? La manera en la que organizamos esas horas.

Mientras que el estudiante de bachillerato «promedio» pasa cinco horas al día frente a una pantalla, navegando en redes sociales, surcando por ocio o simplemente perdiendo el tiempo, un estudiante de bachillerato productivo pasa esas mismas cinco horas investigando alguna tarea escolar, leyendo o aprendiendo algo nuevo.

¿La gran diferencia entre ambos? El resultado de esas cinco horas invertidas frente a la pantalla: mientras que el estudiante promedio gastó esas cinco horas en vano, en el mismo tiempo el estudiante productivo ya avanzó sus tareas; ahora podrá relajarse. Moraleja de la historia: el flojo y el mezquino (o en este caso, el desorganizado y poco comprometido) dos, tres y hasta más veces andará el camino.

2. Aprende a priorizar.


Ok. Por fin te animaste a adoptar un orden en tu día a día. ¿Cómo decidir que tareas son importantes y cuáles no? Sigue el principal consejo de Chris Bailey, autor de The Productivity Project, y decide cuales son las tres tareas más importantes que debes realizar cada día.

Imagina que eres el estudiante de bachillerato del ejemplo anterior. Hoy es martes por la mañana. ¿Cuáles serían tus tres tareas más importantes del día? Supón que la profesora de matemáticas te dejó una tarea ayer y es para mañana. Esa tarea entrará, sin duda, en la lista de prioridades.

Si además, sabes que mañana al mediodía tienes un examen de geografía y por la tarde participarás en un torneo de fútbol, está claro que tus otras dos tareas prioritarias serán estudiar para el examen y prepararte para dar el mejor partido posible. 

¿Sencillo, no crees?

3. Considera la escritura como un trabajo.


Si en verdad deseas introducirte en el mundo literario, es vital que empieces a considerar el escribir no como un pasatiempo ocasional, sino como un trabajo real y serio, con su respectiva jornada laboral.

Por obvias razones, no te vas a asignar una jornada de ocho horas (a menos que seas millonario o jubilado), pero puedes empezar con separar quince minutos de tu día y dedicarlos a la escritura. Olvídate de los típicos pretextos de amateur: «Hoy no estoy inspirado», «No se me ocurre nada», «Solo puedo escribir en mi libreta amarilla/usando mis calzones de la suerte/con un café de triple carga a la mano» etc., etc.

Tanto la inspiración, como los lugares y/o los materiales que tengas a la mano no determinan ni afectan tu capacidad de redactar, al contrario. Lo único que te ayudará a convertirte en un excelente escritor es la práctica. Respeta tu horario para escribir y procura hacerlo diario. Las primeras sesiones serán difíciles, pero conforme pase el tiempo te darás cuenta que, día con día, escribir se vuelve más y más natural.




4. Aprende a decir «NO» a los demás.


Imagina lo siguiente. Es jueves por la noche, acabas de llegar a casa dispuesto a escribir sin interrupciones durante una hora. De pronto suena tu teléfono; es tu amigo/hermana/pareja invitándote a acompañarlo(a) a cenar. ¿Qué haces?

¿Le dices que sí, te olvidas de tu hora para escribir y sales corriendo a encontrártelo(a)? ¿O le agradeces la invitación, le informas que en ese momento estás ocupado y le propones salir a cenar al día siguiente (o cuando mejor les acomode a ambos)?

Seguro pensarás: «¿Qué clase de antisocial rechaza una buena invitación por quedarse a escribir en casa?». No se trata de ser antisocial, sino de darle prioridad a tu trabajo como escritor. Ojo, no te estoy pidiendo que dejes de ir a la boda de tu hermana o a un concierto de U2, ni que te encierres en tu habitación hasta que termines tu novela, muy à la Jack Kerouac. No.

Más bien, se trata de decidir si realmente vale la pena salir con ese amigo (que, igual y ni es tu súper amigo y, casualmente, siempre hace sus invitaciones los jueves por la noche) en lugar de aprovechar ese tiempo, que ya habías designado de antemano, para escribir.

5. Guarda tu trabajo.


Más que una técnica para «hacer tiempo», este punto es más bien un consejo que a mí me hubiese gustado recibir cuando inicié mi carrera.

Ya lograste ordenar tus horarios, priorizas tus tareas importantes e incluso te has asignado un horario para escribir… y lo respetas religiosamente. Hasta ahora, todo marcha perfecto. Pero, ¿qué pasaría si un día derramas tu café sobre tu computadora, destruyendo el disco duro en el proceso?

Esta es la pesadilla recurrente de todo escritor y ten por seguro (no me preguntes cómo, ni cuando o porqué. El universo obra de extrañas maneras) que algún día se volverá realidad. Ya sea que el disco duro se queme, la computadora se pierda, tu hermana borre por accidente tus archivos o tu ex hackee el sistema, algún día te encontrarás frente al hecho que acabas de perder todos tus  preciados archivos para siempre.

Anticípate al desastre y empieza a respaldar, desde ya, todo tu trabajo. Ya sea que utilices un disco duro externo, un USB o algún programa en la nube como Dropbox o Google Drive, haz una copia de seguridad de todo lo que escribas.

Lo mismo aplica para textos escritos a mano. Si usas cuadernos, procura etiquetarlos bien y guardarlos en un lugar seguro. Si eres de los que reciben la visita de las musas en los lugares más inesperados, siempre procura llevar una pequeña libreta contigo. Si lo tuyo es garabatear ideas en servilletas y recibos, procura guardar todos tus papeles en un lugar seguro


Y tú ¿Ya lograste administrar tu tiempo? ¿Que otro punto añadirías a esta lista?
¡Danos tu opinión en la sección de comentarios!
Si te gustaron los consejos, no olvides compartirlos en redes sociales.